"…y ellas, por pasarle mejor, dieron en ser golosas y pocos días se pasaban sin hacer mil cosas, a quien la miel y el azúcar hacen sabrosas." (El celoso estremeño, Cervantes)

Archivo para la Categoría "bizcochos"

El Bizcocho

Hoy quiero compartir un bizcocho que descubrí hace poco y que para mí ha sido un gran descubrimiento… No es cualquier bizcocho, es ¡El Bizcocho! Esponjoso, nada empalagoso, fácil de hacer, lo he utilizado tanto solo como para decorar con colorante e incluso con fondant y de todas las manera de obtenido muy buenos resultados, confirmando así su posición en lo más alto del podium de los bizcochos.

INGREDIENTES

 –         Secos:

  • 350 gr de harina
  • 300 gr de azúcar
  • 1 cucharadita cacao en polvo (esta cucharadita es opcional y modulable: sin ella obtendremos un rico bizcocho perfecto para rellenar de lo que sea, y con más de una cuchara conseguiremos un rico bizcocho de chocolate)
  • 1 cucharadita sal
  • 1 cucharadita bicarbonato sódico

–         Húmedos

  • 2 huevos grandecitos
  • 220 ml de aceite (es mejor que siempre utilicemos un aceite suave, ya que de otra manera nos puede fastidiar el sabor de lo que hagamos)
  • 240 ml. buttermilk o suero de leche (* ver al final del post)
  • 30 ml. colorante alimentario (opcional si queremos darle un color diferente)
  • 1 cucharadita (5 ml.) de vinagre blanco
  • 1 cucharadita (5 ml.) de extracto de vainilla (opcional, aunque si no lo habéis probado, os recomiendo probarlo)

¡MANOS A LA MASA!

Mezclamos por un lado los ingredientes húmedos y por otro los secos. Una vez tengamos los ingredientes húmedos, vamos añadiendo los secos poco a poco mientras batimos para que no se nos hagan grumos.

Si queremos obtener un mejor resultado y evitar los grumos al integrar unos con otros, es recomendable tamizar la harina, el azúcar, la sal, el bicarbonato y el cacao con un tamizador (que venden unos la mar de majos en los chinos) o con un colador, dándole golpecitos.  Esto hará primero, que todo esté más fino para trabajar mejor y segundo, que al haberlo “aireado” el bizcocho subirá un poco más. Sin embargo, para esos días de pereza o de descuido :-p yo lo he hecho muchas veces sin tamizar y no he tenido ningún problema.

¿Sabemos qué molde usaremos? ¡Porque el siguiente paso es rellenarlo! Engrasamos la superfície e introducimos la masa.

Tenemos que pensar con qué queremos engrasar la superfície: ¿aceite, mantequilla o spray desmoldante?. Personalmente prefiero la mantequilla, obtengo mejores resultados que embadurnando el molde de aceite, ya que al final se acaba como cociendo un poco e incluso pegando. El spray, aun lo tengo en fase de pruebas, pero también funciona bien.

Cuando el horno esté caliente, introducimos la masa. Cada horno es un mundo y aquí dependerá de cómo funcione el vuestro. Yo lo pongo a 175º durante unos 20-25 minutos. Me gusta hacer las masas poco a poco ya que así suben por todos los lados iguales y evito un cráter-bizcocho!

De todas maneras, el truco del almendruco: una vez pasados 15 minutos, pinchamos el bizcocho con un palillo, sobre todo por el centro, y cuando lo saquemos seco y limpio significará que ya está hecho.

Antes de desmoldar lo dejaremos enfriar. ¿Sabéis las rejillas que tienen algunos microondas? Yo lo pongo ahí encima para que corra el aire y se enfríe tanto por arriba como por abajo. Una vez sea manejable, lo desmoldo y lo vuelvo a poner en la rejilla con el mimso objetivo.

Una vez frío lo podremos decorar, rellenar y hacer lo que queramos con él.

…aunque mi opción favorita es saborearlo con un buen vaso de leche fría.

¡Qué os aproveche!

(*)

  • BUTTERMILK: ¿Qué es la buttermilk? También llamada “suero de leche”. Es un producto lácteo muy poco utilizado en nuestro país. No es tan espeso como la nata, tiene un sabor algo agrio y su color tiende a ser amarillento. En países comola Indiao Alemania lo utilizan como bebida, aunque para mi gusto el sabor no es nada agradable y no me imagino sirviéndome un vasito bien frío de este suero…

El PROBLEMA con el que nos podemos encontrar es saber dónde lo venden. Yo me volví loca intentándolo encontrar hasta que finalmente lo vi en un LIDL, en la nevera junto los yogures y demás lácteos. He oído que alguna gente lo ha encontrado en El Corte Inglés o incluso Carrefour, pero dependerá del sitio ya que yo en estas tiendas no he tenido éxito…

Lo podemos SUSTITUIR añadiendo a una taza de leche, unos 240ml, una cucharada o 15 ml, de vinagre blanco o zumo de limón. Lo dejamos reposar unos minutos y listo para usar. He probado esta opción y se obtiene buen resultado, aunque si podéis intentar encontrar la buttermill, repetiréis…!

No es imprescindible, pero sí IMPORTANTE si queremos obtener El Bizcocho del que os hablaba. Este ingrediente se caracteriza por dar esponjosidad y humedad a nuestras masas.